Cuando vamos a dejar nuestra caravana estacionada durante un largo periodo de tiempo, (por ejemplo, durante el invierno), es recomendable hacerle un mantenimiento para conservarla lo mejor posible.

Te dejamos unas recomendaciones que te permiten tener tu caravana en mejor estado.

Estacionamiento

Es mejor elegir un lugar cerrado y con seguridad, ya que si la dejamos en la calle nos pueden hacer múltiples destrozos al intentar entrar o peor aún, nos la pueden robar.

Cerrar el gas

Si vamos a estar varios meses sin usarla, lo mejor es cerrar el gas y quitar la alcachofa. Las botellas del gas lo mejor es sacarla y dejarla en un lugar donde circule el aire.

 

Desconectar la instalación eléctrica

Para estar más seguros lo mejor es desconectar los interruptores de la centralita. Y para una mayor seguridad, desconectar los bornes de las baterías.

Vaciar la instalación del agua

Dejar completamente vacía la instalación del agua, ya que si no nos puede oler si esta mucho tiempo el agua estada.

Comprobar los cierres de puertas, claraboyas y ventanas

Revisar bien que dejamos todos los cierres cerrados, para que no pueda entrar agua y no tenga humedad nuestra caravana. Y si nuestra caravana está bajo techo y no se moja dejarlo bien cerrado para que no coja polvo.

Las ruedas

Es mejor inflarlas un poco más de lo normal para que aguante mejor el peso de la caravana. Si va a estar a la intemperie es mejor cubrirlas para protegerlas del sol, pero siempre cuidando que no se embolse el agua ya que la goma podría pudrirse.

Las patas

No bajar las patas de nuestra caravana, ya que si pierden aire nuestras ruedas, las patas no aguantaran el peso de la caravana, y se romperán.

Antirrobo

Ponerle un antirrobo es una buena idea, ya que se lo vamos a poner más difícil a quien nos la quiera robar.

Y lo más importante es revisar nuestra caravana una vez al mes para comprobar que está todo bien y ventilarla un ratito para que no huela.

¿Vosotros tenéis alguna recomendación más?

Caravanas Sánchez Castro.