La crisis económica parece no haber alcanzado a estos negocios con un perfil de comprador de alto poder adquisitivo

Francisco Sánchez Castro es el propietario desde hace 17 años del establecimiento Caravanas Sánchez Castro en la localidad cordobesa de Baena y asegura que, «por ahora, crecemos en ventas y en alquiler». Durante los meses fuertes de la pandemia del covid-19, el pasado año no se vendió nada, pero, sin embargo, «las ventas no se han perdido, ya que guardamos las reservas y han vuelto los clientes para adquirirlas», sostiene Sánchez Castro. Respecto al alquiler de estos vehículos, la tendencia es al alza, puesto que en 2019 prácticamente no se arrendó nada, mientras que «ahora , los meses que llevamos de este año ha aumentado. Tengo todo el stock de autocaravanas y camper alquilado para todo este verano».

El perfil del usuario que alquila una autocaravana es -según Sánchez Castro- bastante variado, pero en la mayoría de los casos son familias o «grupos de gente joven», porque «la libertad de horarios y de desplazamientos que te da este tipo de vehículos hace que, cuando lo pruebas, vuelvas a repetir». Se muestra sorprendido gratamente de no haber notado la crisis económica generada por la pandemia, ya que «no nos ha llegado», y destaca que el perfil económico del comprador es medio o más bien alto.

Lo habitual es alquilar estos vehículos por una semana o diez días, siendo su precio en temporada alta de 160 euros diarios y en baja, de 90; mientras que para comprarlos el coste es de 55.000 euros.

La edad media de sus clientes es de 50 años en adelante y muchos matrimonios, entre 60 y 65 años, con «más tiempo libre para aprovecharlo».

Fuente texto e imagen: Diario Córdoba.